Trelew

Trelew

MEGACAUSA: DECLARARON DOS EMPLEADAS BANCARIAS

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Quedarían unos trece testigos

   Por momentos la Jornada de hoy en la Audiencia Oral y Pública denominada “Megacausa” tuvo un trámite caracterizado por las interrupciones, debido a las impugnaciones u objeciones que las partes realizaban ante diversas preguntas, lo que llevó a numerosas intervenciones del Tribunal encabezado por el Dr. Roberto Portela e integrado por los Dres. Ana Servent y Darío Arguiano.   De todas formas, en la jornada nro. setenta y dos del juicio, estuvieron ante las partes dos empleadas bancarias, quienes brindaron detalles sobre las funciones cumplidas en momentos de los hechos involucrados en esta causa, relacionándolas con las circunstancias vividas en aquel momento.

SOBRE ACTAS Y LEGAJOS   En primer término depuso Daniela García Castello, quien desempeñara funciones en la secretaría de Presidencia del Banco del Chubut entre los años 2000 y 2002, siendo actual trabajadora de la entidad crediticia. En realidad, respondió preguntas sobre sus tareas en particular, teniendo en cuenta que era la encargada de redactar las actas correspondientes a las reuniones de directorio, como así también la conformación del orden del día de cada encuentro.   En este sentido, cada una de las partes profundizó sus consultas en los detalles sobre fechas y sellos de actas y legajos, intentando determinar el por que de las diferencias existentes, además de la documentación obrante en las carpetas correspondientes. Así, el imputado Jorge Barcia puso énfasis en marcar los legajos 147 y 147 bis, para establecer un procedimiento habitual, según sus dichos, que luego reafirmó solicitando una ampliación de declaración, al igual que en la jornada anterior, manifestando que todo lo juzgado fue aprobado por el directorio del Banco, incluyendo al ex jefe de los fiscales, Eduardo Samamé, reiteró el ex funcionario, sin querer responder preguntas de la querella y  los fiscales.   Por su parte, el Dr. Maza hizo observar a la testigo documentación referida a diferentes firmas de Actas por parte del Directorio, ejemplificando con el nro. 129, sobre dación en pago de 160 lotes de parte de Aridos Fontana, sobre lo cuál existe una notificación hacia el gerente de la oficina operativa, Jorge Espina, efectuada el 6 de marzo, cuando la aprobación data del día 16 de marzo de 2000. Del mismo modo, no pudo determinar porque en uno de los legajos, entre las fojas 104 y la 109 había documentación, en este caso de Astilleros Comodoro, de fecha 14 de mayo de 2000, sin constar en el acta respectiva.

FAVORITISMOS, SELLOS Y BOLSINES   Posteriormente, se convocó la presencia de Diana Cristina Arnold, actual empleada bancaria en uso de licencia sin goce de haberes, quien había sido imputada en su momento, luego sobreseída, con una trayectoria en la entidad crediticia comenzada en 1987 como auxiliar, luego secretaria de gerencia, oficial de cuenta, encargada de sucursal Gaiman en 1998 y en febrero de 2001 adscripta a gerencia en Trelew, a solicitud del ex gerente general John Williams.   Es en este momento, cuando se produce una reunión informativa entre Williams, el gerente regional Horacio Herrera y ella, donde el gerente general les impuso la situación, informando sobre supuestos favoritismos para determinados clientes, como los hermanos Fernándes. En este marco dijo haber encontrado sellos del grupo Fernándes, particularmente del Corralón, Tremara y personales,  en una caja de seguridad cerca de gerencia, suponiendo que estos elementos se debían a la cantidad de operaciones llevadas a  cabo por los empresarios, aunque esto no le parecía que fuera muy correcto, según manifestó.   Pero además, mencionó la existencia de solicitudes de crèdito en blanco, firmadas por los mismos empresarios, aunque dejó en claro que algunos oficiales de cuenta guardaban solicitudes para otros clientes, en pos de facilitar operaciones de asistencia crediticia. En este punto se le exhibió a la testigo los sellos y todo el material encontrado en dos bolsines de color verde, consistente en los mencionados sellos, biblioratos, bonos, solicitudes y carpetas, todo vinculado al Grupo Fernándes que Arnold reconoció.   Todo esto había sido enviado a Gaiman, según la deponente, para protegerlo de manos que no correspondiera, en una decisión conjunta tomada en su momento por los directivos de la sucursal Trelew. Consultada por los motivos, expresó que se había generado una situación complicada y nos pareció mejor buscar un lugar seguro, como las amplias bóvedas del Banco de Gaiman, y por otro lado, ya se sabía sobre los secuestros de carpetas pertenecientes a ese grupo en la casa matriz.   Se le preguntó también sobre el grupo Tecneco, indicando que los representantes de esa empresa eran Clement y Silva, siendo el oficial de cuenta Jorge Macadán, que ya declaró. Sobre su situación, manifestó que era difícil, con acuerdos de créditos anulados y con un tiempo prolongado en descubierto. Agregó que para cada valor de una cuenta irregular se solicitaba autorización a la superioridade, en primera instancia a gerencia comercial, y desde allí seguramente se consultaba a otras autoridades.   El defensor de los Fernándes, Dr. Pandolfi, preguntó a la testigo sobre la clasificación y calificación de las empresas de sus clientes, indicando Arnold que era normal, aunque creía que solían estar frecuentemente en exceso de los acuerdos en descubierto. Sobre este particular, ante una consulta del Dr. Galende, defensor de Luis Vila, dijo que se había dispuesto en envío diario de fax informando los excesos.   El imputado John Williams también efectuó preguntas, remarcando el momento de la reunión ya mencionada, expresando la expositora ante las partes que a los pocos días de ese encuentro llevado adelante en febrero de 2001, junto a Herrera hicieron una nota donde manifestaban la preocupación por la concentración de deudas en pocas cuentas, mas precisamente 14, lo que coincidía con los presupuestos sobre favoritismos dados a conocer por el propio Williams. La nota es del 19 de marzo de 2001 y en la misma pedían el apoyo de la gerencia general para realizar un trabajo acorde con esa situación, cosa que siempre tuvo una respuesta positiva. Ante otro requerimiento, dijo que entre las catorce empresas donde se concentraba la deuda estaban Gabelco, Tecneco y las empresas del Grupo Fernándes.

Nuestras Visitas

  Hoy 3382

  Ayer 8212

  Esta semana 60691

  Este mes 156993

  Total histórico 22558491

©2024 Ministerio Público Fiscal del Chubut. Todos los derechos reservados.