Trelew

Trelew

DOS NUEVOS TESTIGOS PASARON POR EL JUICIO ORAL Y PUBLICO QUE SE LLEVA ADELANTE EN EL TEATRO VERDI

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Desde las 8,45 aproximadamente se llevó a cabo una nueva jornada del Juicio Oral y Público que investiga presuntas maniobras fraudulentas contra el Banco del Chubut S.A., que involucra a ex funcionarios de la entidad crediticia y empresarios de la zona. La de hoy fue la número setenta y tres y el Juicio es presidido por el Tribunal encabezado por el Dr. Roberto Portela, acompañado por los Doctores Ana Servent y Darío Arguiano.   En primer término expuso ante las partes la contadora pública Roxana Sepúlveda, quien cumpliera funciones como secretaria técnica de la Gerencia General entre los años 2000 y 2001, expresando que su función fue creada con su designación, y a la vez se produjeron varios cambios en ese momento. Cabe recordar la contratación de John Williams al frente de la gerencia general en esos momentos.   La testigo fue consultada fundamentalmente sobre análisis de cuentas corrientes llevados adelante, en especial de la perteneciente a la empresa Tecneco, indicando que esta última estaba favorecida por tasas de interés inferiores a las del resto de los clientes, cuando se estima que las condiciones financieras deben ser iguales para todos   Sobre este tema dio precisiones ante las consultas efectuadas por todos los involucrados en el juicio, particularizando en las diferencias respecto a los códigos establecidos en los rechazos de cheques y las clasificaciones en las cuales se encontraban diferentes clientes, entre otros el grupo Fernándes, que en algún momento fue irrecuperable.   El siguiente testimonio fue de Víctor Mutio, bancario, actual gerente regional de Comodoro Rivadavia, que entre los años 1999-2001, ocupó el cargo en la sucursal Trelew.   El testigo indicó que el 21 de enero de 1999, ingresaron valores en la cuenta de Tecneco por 110 mil pesos, generando un saldo deudor superador del acuerdo respectivo, de 270 mil pesos con garantías y 100 mil pesos sin garantías, procediéndose a la devolución de dichos valores, lo que constituyó un rechazo de cheques al considerarse al cliente sin fondos. Estima que a la semana de esta situación, se elevan los informes al Banco Central a través del área de Contabilidad, dándose a conocer posteriormente la baja de la cuenta corriente.   Luego contó la reunión mantenida en la casa ubicada al costado de la casa matriz en Rawson, convocada por Silvia Beros, en la cuál se les puso de manifiesto que habían actuado en forma apresurada. A ese encuentro, al cuál Beros lo llamó por teléfono, asistieron también Ferré y Magadán, y los tres fueron informados que la propia Beros había realizado una auditoría interna a Tecneco, llegando a la conclusión de su potabilidad, además de llevar adelante varias obras importantes. Mutio dijo: en este caso puntual la contadora no tenía razón, indicando que el saldo en descubierto a enero de 1999 era de 447.881 pesos, el que se elevó luego a 524.000 pesos.   Por esta razón se pidió el cierre de la cuenta corriente, en tanto que la respuesta de gerencia general era que se debía proceder de acuerdo a la calificación fijada, es decir llevar adelante el cierre.   Sobre el Grupo Fernándes, manifestó que tenía tres cuentas de sus empresas: corralón, Tremara y un establecimiento ganadero. La relación con ellos era diaria, iban todos los días al Banco y se trataba de clientes exigentes, mereciendo alguna atención preferencial que ayudaba a descomprimir la lógica presión generada, dijo Mutio, agregando que esa situación no se daba con otros clientes.   Puso de manifiesto lo sucedido en enero de 1999, cuando no se le abonó a Héctor Fernándes un cheque de 2500 pesos, por lo cuál inmediatamente el empresario llamó a Ramírez en Gerencia General de casa matriz. Desde allí lo llamaron, recordó el testigo, “cosa que me cayó muy mal” , indicó, pidiendo entonces que se lo atendiera en adelante en Rawson. Sobre este incidente, mas adelante pudo reunirse con Héctor Fernándes y aprovechó a expresarle su descontento, mientras recuerda que hubo un intento de sancionar al cajero que no pagó en aquel momento ese cheque de una suma menor.   Cabe destacar que una vez mas, el imputado Jorge Barcia solicitó ampliar su declaración, cosa efectuada una vez finalizada la exposición de Víctor Mutio, mientras se desistió del testimonio de Lidia Tamame y se pasó para el jueves la presencia de Marincovich. Por otro lado, se supo que el  inspector del Banco Central, Pignataro, deberá realizarse el exámen psicológico recién el próximo jueves, manteniéndose la expectativa sobre su presentación o no a completar su declaración como testigo en este Juicio. De acuerdo a la última lista confeccionada serían nueve los testigos que faltan declarar en este Juicio Oral  y Público que se lleva adelante en el Teatro Verdi de Trelew y que continuará en el día de mañana, miércoles.

Nuestras Visitas

  Hoy 1489

  Ayer 12067

  Esta semana 34098

  Este mes 193545

  Total histórico 22904406

©2024 Ministerio Público Fiscal del Chubut. Todos los derechos reservados.